Oxigenoterapia

La oxigenoterapia facial es una de las últimas tendencias en tratamientos cosméticos para mejorar la apariencia y luminosidad de la piel.

El ritmo frenético de vida que llevamos, acompañado de una no siempre saludable alimentación, junto con otro tipo de hábitos poco aconsejables (tabaco, alcohol, etc…), hace que nuestra piel sufra y proyecte que no estamos tratando bien a nuestro cuerpo. Esta falta de elasticidad e hidratación es un primer aviso de que nuestros hábitos deberían mejorar.

Para combatir estos efectos en nuestra piel, el uso alternativo del oxígeno persigue precisamente mejorar su aspecto, hidratación y tersura. No es el único beneficio de la oxigenoterapia, esta, además, es capaz de:

  • Aumentar el metabolismo de la piel y el tejido profundo.
  • Mejorar la firmeza de la piel (reducción de arrugas y flacidez cutánea), gracias a que estimula la producción de colágeno.
  • Provocar un efecto reductor del volumen, puesto que favorece la microcirculación y, por tanto, mejora el aspecto de la piel con celulitis.
  • Ayuda a reducir los poros y aporta humedad. Resulta útil en el tratamiento del acné.
  • Ser despigmentante, por lo que está indicada para atenuar ojeras y algunas manchas en la piel.
  • Tener un efecto relajante.

El tratamiento consta de dos partes, en primer lugar se aplica un sérum personalizado. Un cóctel de vitaminas , péptidos, aminoácidos y ácido hialurónico para estimular la actividad celular, contrarrestar los daños provocados por los agentes externos y facilitar la penetración del oxígeno en la piel. Este cóctel de vida se aplica a presión por un aerógrafo controlado por la técnico que penetrará en la epidermis de forma uniforme y aportando una sensación de frescura al instante.